Gran Logia de Canarias

Grand Lodge of Canary Islands, Spain == Grande Loge des Îles Canaries, Espagne

La iniciación (por Zenobio, RL Andamana Nº 3).

Publicado por el 22/10/2016. Categoría: Planchas

Todo comienzo contiene siempre un final; pero los finales, ya lo sabemos después de tantas vueltas por la vida y por las palabras, tampoco terminan en ninguna parte. Por tanto, no hay final que no sea el principio de algo nuevo. Me cerraron los ojos y luego me dejaron en una habitación oscura. No había querido conocer nada antes de atravesar aquella puerta. Me sorprendí ante mi propia calavera y ante mi propio tiempo. La soledad es el espejo de nuestra propia conciencia. No dudaba de mi alma en aquel momento. Vinieron a buscarme, me cerraron los ojos de nuevo y me llevaron a lo desconocido. Viajé por caminos tortuosos que se parecían mucho a los de la vida, sentí la punta de una espada en mi corazón, respondí preguntas, toqué el fuego y el agua, bebí de una copa amarga, firmé con sangre y en mi espalda alguien grabó un símbolo que aún no conocía más allá del calor que sentía en mi carne. Alguien me llevaba de un lado para otro. Me sentía seguro y al mismo tiempo indefenso, desnudo, como si habitara una especie de sueño o viajara por el tiempo. Cuando abrí los ojos encontré a muchos hombres embozados que me apuntaban con espadas. Tampoco tuve miedo. Todo acto tiene una consecuencia y un aprendizaje. Imagino que tardaré mucho tiempo en desentrañar lo que viví durante aquel proceso de iniciación. Ya en el aprendiztemplo, la mirada se perdía reconociendo ritos y símbolos nuevos. En mi vida he ido llegando a lugares inesperados y he seguido muchas veces las intuiciones de mis pasos. Me he equivocado, he aprendido, me sigo equivocando y trato de seguir aprendiendo. Si he llegado hasta aquí supongo que habrá sido para algo.

Regreso a aquella estancia oscura llena de símbolos y de mensajes. Me enfrento a mis propias sombras, a mis recuerdos, a mis miedos. Y más tarde me ponen a prueba, me invitan a caminar por una estancia que desconoces, me interrogan. Hasta que finalmente veo la luz. Pido la luz. Y entonces ya empiezo a construir mi propio templo.

Al terminar el rito de iniciación comenzó el planteamiento de muchas preguntas y la sensación de que había gente cercana con la que compartir ese deseo de que el entorno que me rodea sea cada vez más justo y más armónico. Ver, analizar y plantear en qué puedo cambiar cada situación de mi vida de acuerdo a lo que empiezo a entender que es la masonería. Un hombre libre, honrado y de buenas costumbres. Es fácil repetir esa frase pero creo que esa posibilidad, que debería ser ley de vida, se encuentra con ataduras cotidianas que hay que ir aprendiendo a romper para lograr esa sensación de libertad que buscamos en cada uno de nuestros pasos. Desde aquel momento en que me quitaron la venda de los ojos resuena la palabra Luz en mis adentros, entiendo lo que seguía buscando Goethe en el momento de su muerte y asumo que, mucho más allá de todo lo que tenemos delante, hay un orden matemático del universo al que también puedo contribuir tratando de ser un hombre libre, honrado y de buenas costumbres.

A partir de esa experiencia he ido analizando todo lo vivido, buscando símbolos, tratando de entender el significado de las promesas, recordando el templo, los olores, las sensaciones y también los pasos perdidos.

He afianzado mi compromiso con los Derechos Humanos, con la defensa de la libertad y con la búsqueda de la igualdad. Y la palabra educación la repetiré cuantas veces sean necesarias para no olvidar que la igualdad nace de esa educación que hemos de defender todos los que sabemos que somos lo que somos por esa posibilidad que tuvimos de aprender en las aulas.

Comienzo poco a poco a vivir lo que prometí y lo que iré aprendiendo. Lo resumo en una frase que me acompañará cada momento de mi vida: cavar fosas profundas para el vicio y levantar templos para la virtud. Así quiero que sea mi vida. Así seguiré aprendiendo. Creo en un mundo mejor y en la armonía del cosmos. Defiendo la igualdad, la libertad y la fraternidad como si defendiera a mi hija. Creo en el amor y en la belleza. Y en que todo ser humano puede llegar lejos si le da la luz de la razón y si persevera en el esfuerzo.

En los Valles de Las Palmas de Gran Canaria a 1 de septiembre de 6016.

Comentarios Cerrados.